Please use this identifier to cite or link to this item: http://repositorio.ingemmet.gob.pe/handle/ingemmet/134
Geología de los cuadrángulos de Puémape, Chocope, Otuzco, Trujillo, Salaverry y Santa 16-d, 16-e, 16-f, 17-e, 17-f, 18-f - [Boletín A 17]
1967
INGEMMET. Boletín, Serie A: Carta Geológica Nacional, n° 17
El área estudiada se halla en la región Norte del Perú, en una extensión de 9,875 Km² y comprende parte de los departamentos de La Libertad y Ancash. Las rocas cartografiadas han sido divididas en 16 unidades litoestratigráficas con un espesor máximo de 7,200 m., Las edades correspondientes van desde el Triásico superior hasta el Cuaternario reciente. El Grupo Zaña (Triásico) se constituye por derrames y brechas andesíticas de colores marrón, verde y gris oscuro, con ocasionales intercalaciones de lutitas negras. En el área no se ha observado una relación directa entre esta unidad y las formaciones suprayacentes, fijándose su posición en la columna en base a ciertas características litológicas que permiten su correlación con unidades mejor identificadas en otras localidades. Se ha supuesto que en el Grupo Zaña descansa la formación Chicama compuesta por una secuencia de 800 a 1,660m. de lutitas marinas con intercalaciones de calizas, tufos y derrames en su base y de cuarcitas hacia el tope. En los cuadrángulos de Puémape, Chocope y Otuzco, sobre la Formación Chicama yace una pila sedimentaria de 2,200 m. de espesor, correspondiente al Cretáceo inferior. Este está representado por las formaciones Chimú, Santa, Carhuaz, Farrat, Inca, Chulec y Pariatambo; la litología de las cuatro primeras indica una alternancia de facies marinas y continentales, y las tres últimas un ambiente netamente marino. Sobre esta columna se asienta la Formación Huaylas del Cretáceo superior constituida por clásticos continentales con espesor aproximado de 300 m. En el área de los cuadrángulos de Trujillo, Salaverry y Santa, las condiciones de deposición de las rocas cretáceas han sido diferentes pues en el Cretáceo inferior y posiblemente comienzos del superior, se produjo una intensa actividad volcánica que dio lugar a la acumulación de los derrames y piroclásticos andesitícos, dacíticos y riolíticos del volcánico Casma, que alcanza un espesor aproximado de 1,600 m. El volcánico Calipuy sobreyace con fuerte discordancia angular a la formación Huaylas y a otras formaciones aún más antiguas, se le supone eyectado en el intervalo Cretáceo superior-Terciario inferior. Su espesor es de 1,300 m. Finalmente, el Cuaternario reciente se halla representado por depósitos aluviales y eólicos que constituyen el relleno del fondo de los valles y la cubierta de las pampas de la Costa. Las rocas intrusivas tienen amplia distribución en las hojas investigadas y se presentan intruyendo a la gruesa serie sedimentaria y volcánica. En general se han diferenciado tres tipos de rocas intrusivas: diorita, granodiorita y granito, que en conjunto forman parte del batolito andino; el emplazamiento de este gran macizo, de acuerdo a los estudios regionales, se asigna al intervalo Cretáceo superior-Terciario inferior. En el aspecto estructural, las rocas volcánicas y sedimentarias se hallan plegadas y falladas, poniendo en evidencia el intenso tectonismo acaecido durante la orogenia andina, cuyas compresiones en sentido Suroeste a Noreste originaron las diferentes estructuras existentes. El ascenso epirogenético de la región comenzó en el Terciario superior y posiblemente continua en la actualidad; este levantamiento atestiguado por la altitud actual de la superficie Puna y de las terrazas marinas, ha originado fallas tensionales de poca magnitud. En el área existen yacimientos metálicos y no metálicos de relativa importancia. Todos los depósitos metálicos estudiados son epigenéticos y ocurren de preferencia en rocas volcánicas en forma de relleno de fractura, conteniendo valores comerciales en oro, plata, cobre, plomo, antimonio, molibdeno,etc. En las rocas sedimentarias se han reconocido algunos filones de fierro y plomo. Los depósitos no metálicos más importantes están constituidos por mantos de antracita, que se intercalan en la secuencia clásica de la Formación Chimú.
Servicio de Geología y Minería
141 p.



This item is licensed under a Creative Commons License Creative Commons