Please use this identifier to cite or link to this item: http://repositorio.ingemmet.gob.pe/handle/ingemmet/167
Geología de los cuadrángulos de Pisco, Guadalupe, Punta Grande, Ica y Córdova 28-k, 28-l, 29-k, 29-l, 29-m - [Boletín A 47]
1993
INGEMMET. Boletín, Serie A: Carta Geológica Nacional, n° 47
El área de estudio abarca aproximadamente 11,500 km² y se encuentra al sur del departamento de Lima, bajo los paralelos 13º 30’ y 14º 30’ de Latitud Sur y 75º 00’ y 76º 30’ de Longitud . Fisiográficamente la parte nororiental de los cuadrángulos de Guadalupe y Córdova corresponde a las estribaciones andinas; el resto del área ubicada en la costa, se ha distribuido geomorfológicamente en Cordillera de la Costa, Penillanura Costera y Valles. Las rocas más antiguas del área, corresponden a gneises y esquistos del Complejo Basal de la Costa, que afloran en forma aislada. El Paleozoico está representado por las calizas marmolizadas de la Formación Marcona, de edad cambriana o precambriana, J. Caldas (1978) y por tres pequeños afloramientos de areniscas, pertenecientes al Grupo Ambo, del Misisipiano. Las unidades jurásicas afloran exclusivamente en la zona costera. El Jurásico inferior consta de una secuencia netamente volcánica, denominada Formación Chocolate, sobre la cual descansa, aparentemente en concordancia, la Formación Guaneros, unidad volcánico-sedimentaria de edad Jurásico superior. Esta formación, a su vez, con igual relación, está cubierta por areniscas cuarzosas del Grupo Yura, perteneciente al Jurásico superior-Neocomiano. La secuencia Aptiano-Albiano medio, comprende a las formaciones Copara y Portachuelo, que de abajo hacia arriba, están formadas por grauvacas, volcánicos intercalados con cuarcitas y algo de lutitas, y, por una sección de lutitas y calizas. Esta litología que predomina en la parte occidental de las estribaciones andinas, hacia el este sufre cambios: en la parte inferior, disminuye la proporción de volcánicos y aumenta la importancia de los sedimentos; respecto a la parte superior, se hace más potente, pudiendo llegar hasta el Cretáceo superior, adquiriendo un carácter netamente calcáreo. Sobre la secuencia anterior, yacen los volcánicos del Grupo Quilmaná, del Albiano superior, que en la sección oriental parecen corresponder a la parte alta de la Formación Copara. El límite superior no está expuesto en el área, por lo tanto no se ha definido su edad, siendo posible llegue hasta la parte superior del Cretáceo. El Terciario marino está representado por los sedimentos de la Formación Paracas, del Eoceno medio a superior, y, por las diatomitas de la Formación Pisco del Mioceno. En el area no se han encontrado fósiles característicos del Oliegoceno, suponiéndose que estas formaciones estén separados por una discordancia paralela, no observada claramente en el área. En la parte andina de los cuadrángulos, y sobre una superficie de erosión, yacen los volcánicos de la Formación Pócoto, constituídos principalmente por tobas, cuya edad, tal como en el Norte de Cañete es miocénica. Los depósitos cuaternarios cuya distribución es notable en la zona costera, están representados por sedimentos aluviales, eluviales, eólicos y marinos. Respecto a las rocas plutónicas, en el área de estudio, pertenecen a dos ciclos magmáticos, el primero se produce en el Paleozoico, dando lugar al Batolito de San Nicolás, emplazado en la zona costanera y de naturaleza granítica a granodiorítica. Al segundo ciclo magmático, de edad Cretáceo superior, se le denomina Batolito de la Costa; aflora principalmente en las estribaciones andinas y está formado por las superunidades Patap, Linga, Pampahuasi, Incahuasi y Tiabaya. Durante el Cretáceo medio o superior tuvo lugar el emplazamiento de cuerpos hipabisales, a los que se denomina genéricamente Volcánico intrusivo Bella Unión. Estructuralmente se han diferenciado dos unidades, la Zona Plegada y la Zona de Fallas. La primera está ubicada al este, se caracteriza por abundantes pliegues y fallas, y, la Zona de Fallas en bloques, tiene su mejor exposición en la zona costera, donde tienen más importancia que el plegamiento. La actividad de explotación de los depósitos mineros está sufriendo recesión, circunscribiéndose a la extracción de sal para consumo humano, diatomita para uso industrial y extracción de granitos y calizas para la elaboración de materiales ornamentales.
Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico - INGEMMET
74 p.



This item is licensed under a Creative Commons License Creative Commons