Please use this identifier to cite or link to this item: http://repositorio.ingemmet.gob.pe/handle/ingemmet/177
Geología de los cuadrángulos de Bagua Grande, Jumbilla, Lonya Grande, Chachapoyas, Rioja, Leimebamba y Bolivar 12-g, 12-h, 13-g, 13-h, 13-i, 14-h, 15-h – [Boletín A 56]
1995
INGEMMET. Boletín, Serie A: Carta Geológica Nacional, n° 56
Los cuadrángulos de Bagua Grande, Jumbilla, Lonya Grande, Chachapoyas, Rioja, Leimebamba y Bolívar, ubicada en el extremo septentrional de la Cordillera Oriental y la faja subandina adyacente, entre los 5° 30’ a 7° 30’ de latitud sur y 77° 00’ a 78° 30’ de longitud Oeste, comprenden una área aproximada de 21,420 km2. Está caracterizada por elevaciones y valles que tienen orientación típicamente andina, con altitud máxima de 4700 m.s.n.m. y mínima de 500 m.s.n.m., donde se encuentra en la Depresión de Bagua. El relieve que es muy accidentado y abrupto, corresponde a las regiones naturales Puna o Jalca, Suni, Quechua, Yunga Oriental y Rupa Rupa o Selva Alta. Discurren ríos que conforman las cuencas hidrográficas del rio Marañón y del rio Huallaga. El rasgo morfoestructural más notorio es la Cordillera Oriental, que al sur de Atuen, se bifurca en dos ramales que sirven como divisoria de aguas de las cuencas del Marañón ubicada al Oeste, del Utcubamba en la parte central, del Huallaga hacia el Este y del Chiriaco (Imaza) al Norte. Este drenaje, discurre en valles en su mayor parte encañonados cuyas nacientes de algún modo se relacionan a las lagunas,que en el sector estudiado son más de 65; de ellas la más accesible es la laguna de Pomacochas, ubicada al costado de la carretera marginal, en la provincia de Bongará. Resaltan en esta morfología agreste, las depresiones de Rioja, Mendoza y Bagua, donde se han asentado los centros poblados principales de esta región. Las geoformas que se encuentran son el resultado de los procesos morfotectónicos, endógenos y los procesos exógenos, que actúan en gran magnitud; éstos dependen de la intensidad de las lluvias y la erosión fluvial. Son expresiones peculiares, el relieve cárstico que lo constituyen cuevas, puentes naturales, dolinas y ríos ciegos; labrados en la secuencia de calizas mesozoicas; en tanto que, la acción de la biósfera es particularmente rigurosa, en la formación de suelos. La sucesión estratigráfica que se encuentra en la zona de estudio, comprende rocas proterozoicas, paleozoicas, mesozoicas y cenozoicas, que son metamórficas, igneas y sedimentarias, con depósitos inconsolidados de acumulación reciente. Las rocas proterozoicas son metamorfitas que constituyen el Complejo del Marañón, formado por gneis, esquistos y filitas, con orientación NO-SE, que se encuentran entre los ríos Marañón y Utcubamba, y constituyen gran parte de la Cordillera Oriental. Las rocas pelíticas de la Formación Contaya yacen discordantemente sobre el Complejo del Marañón en la Cordillera Oriental, al Oeste de Leimebamba, mostrando una fuerte deformación resultante de la Tectónica eoherciniana. Sobreyacen a aquella unidad, en discordancia angular el Grupo Ambo, compuesto de areniscas, limolitas y limoarcillitas grises a verdes, que alcanzan un grosor de 600 m. Sobre esta unidad existe una secuencia de rocas piroclásticas, lavas porfiríticas y subvolcánicos, que se las describe como dacitas, traquiandesitas y riolitas. Esta unidad, constituye el núcleo de la Cordillera Oriental, al sur de Bolívar, y ocurre en forma discontínua hasta la parte oriental de Barro Negro. Fué denominada Formación Lavasén, por Wilson J. (1964) y asignada al Terciario. Se ha observado que esta Formación infrayace en discordancia angular a las areniscas rojas continentales del Grupo Mitu, en el extremo sur de la hoja de Bolívar, parte norte de la Quebrada Yarnalen y al Oeste de Laplar, en la subida de Chanchillo a Barro Negro, que se intercala con algunos niveles sedimentarios. Al Oeste de Lluy se encuentra un pequeño afloramiento del Grupo Copacabana, constituido por calizas con abundantes restos de crinoideos, infrayaciendo a un conglomerado rojo polimíctico del Grupo Mitu. Las rocas paleozoicas llegan a constituir el núcleo de las cadenas longitudinales subandinas. Estas rocas pre-triásicas forman bloques levantados, limitados por fallas longitudinales, que controlaron la sedimentación mesozoica y cenozoica, como resultado de la tectónica tardiherciniana de fines del Permiano. El Grupo Pucará representa la sedimentación marina del Noriano (Triásico superior), al Pleinsbachiano (Jurásico inferior); que acumuló una secuencia de calizas biomicríticas, dolomíticas con nódulos de chert oscuro; descritas como Formación Chambará; la que infrayace a calizas y limoarcillitas gris oscuras a marrón con estratificación tabular que constituyen la Formación Aramachay. Esta última infrayace concordantemente a la Formación Condorsinga, que consiste en calizas micríticas grises a beige en estratos delgados a gruesos, que pueden incluir algunas limoarcillitas verdes. Esta secuencia de rocas calcáreas se encuentran al Levante de la Cordillera Oriental, ocupando gran extensión a lo largo del valle del Utcubamba y en las partes más altas de las cadenas longitudinales subandinas, en los cuadrángulos de Bagua Grande - Jumbilla y Rioja. Entre las inmediaciones de Sipasbamba y el río Sonche, en el extremo Noreste y el flanco de la Cordillera Oriental se encuentra, la Formación Corontachaca constituída por aproximadamente 400m. de brechas, conglomerados de calizas con cemento calcáreo, que suprayacen al Grupo Pucará en discordancia angular moderada; representando una sedimentación rápida del tipo talud, asociada a un levantamiento y erosión del Grupo Pucará, ocurrido posiblemente durante el Jurásico medio a superior. Las capas rojas de areniscas y lodolitas de la Formación Sarayaquillo, sobreyacen en discordancia angular al Grupo Pucará y aparentemente en concordancia a la Formación Corontachaca, deben haberse depositado a fines del Jurásico, rellenando depresiones continentales de modo irregular, esta secuencia, se encuentra mayormente al Este del río Utcubamba. El Cretáceo, esta conformado, por una secuencia siliceo clástica en la parte inferior, conocida como Grupo Goyllarizquisga al Oeste del río Utcubamba y hacia el Este del río Chiriaco se le conoce como Grupo Oriente; mientras que, en el tramo entre el río Utcubamba y el río Chiriaco o Imaza, representa una secuencia de transición con componentes peculiares. Sobreyacendo a la secuencia sílice-clástica hacia el Oeste, se tiene una secuencia calcárea con algunas limoarcillitas que se conocen como Formaciones. Inca, Chúlec, Pariatambo; Grupo Pulluicana, Grupo Quilquiñán, Formación Cajamarca y Formación Celendín,en tanto hacia que al Este del alineamiento definido por el río Imaza, Molinopampa, Mendoza; la secuencia cretácea que sobreyace a las areniscas, es mayormente limoarcillítica con algunas calizas y areniscas cuarzosas en la parte superior, que se han cartografiado como formaciones Chonta y Vivian, respectivamente. Sobre las calizas, limoarcillitas y areniscas cuarzosas del Cretáceo superior (Formaciones. Celendín y Vivian) yacen concordantemente capas rojas de la Formación Chota, al Oeste y Nortede elbloque del Marañón, en las hojas de Bolívar, Paccha y Bagua Grande. Al Sur Oriente de la Cordillera de Piscohuañuna desde las nacientes del río Tonchima, se encuentra la secuencia de areniscas y lodolitas continentales del Grupo Huayabamba, que suprayacen concordantemente a las areniscas cuarzosas de la Formación Vivian, en el cuadrángulo de Rioja. Allí también, se encuentra la Formación Ipururo, que consiste en lodolitas y limoarcillitas rojas que yacen discordantemente sobre el Grupo Huayabamba, rellenando la depresión de Rioja-Moyobamba. A estas unidades les suprayacen depósitos clásticos, gruesos, acumulados en el piedemonte oriental de la Cadena Subandina. De manera similar en la cuenca Bagua, sobre la Formación Chota, se encuentra una secuencia paleógena-neógena, que se inicia con las areniscas y limoarcillitas blanquecinas de la Formación Cajaruro, sobre la cual yacen concordantemente areniscas grises conglomerados y areniscas rojas de la Formación El Milagro. Estas unidades representan la sedimentación continental, que hacia el Noroeste incluye las Formaciones Bellavista y Tamborapa. La Formación Inguilpata, en el cuadrángulo de Chachapoyas, suprayace a las unidades cretáceas, en discordancia angular y consiste en conglomerados, areniscas poco consolidadas asignadas al Plioceno-Pleistoceno. Las rocas igneas plutónicas afloran principalmente en la Cordillera Oriental y en mayor volumen a lo largo del flanco oriental del Marañón, en los cuadrángulos de Bolívar, Leimebamba y Lonya Grande. Abundan los monzogranitos, granodioritas y tonalitas, que han intruido rocas paleozoicas y proterozoicas durante el Paleozoico superior. Se trata de plutones septentrionales del batolito paleozoico, expuesto como cuerpos discontinuos. Las unidades rocosas que se encuentran en los cuadrángulos estudiados, reflejan la actuación de los diferentes procesos de deformación que han acontecido desde el Paleozoico hasta el Reciente. Los principales rasgos estructurales permiten describir cuatro zonas con estructuras diferenciables. La zona imbricada hacia el Oeste, caracterizada por fallas inversas emplazadas en los ejes de pliegues y que tienen rumbo andino con inclinación hacia el SO; los pliegues individualizados son secundarios, ambos y afectan a la secuencia cretácea. En la zona de bloques, que corresponden al eje de la Cordillera Oriental, las rocas proterozoicas y paleozoicas han subido poniéndose en contacto fallado con rocas mesozoicas deformadas moderadamente. Hacia el flanco oriental y la faja subandina, se observan fallas inversas y pliegues, cuya densidad disminuye hacia Este, mientras que la amplitud de pliegues aumenta. Los pliegues son moderados y las fallas mayormente inversas han levantado bloques de rocas triásico-jurásicas, bajando bloques de rocas cretáceas y paleógenas en una zona de transición. Las principales estructuras de las rocas mesozoicas se han formado durante la Fases Incaica y Quechua, y son el resultado de la deformación que ha actuado intensa y repetidamente en ambos flancos de los bloques antiguos. Se observan evidencias de deformación durante el Neógeno superior y también de la reactivación de las fallas vinculadas a bloques antiguos. Existen diversas ocurrencias de sustancias metálicas como Au, As, Pb, Zn, localizadas generalmente en las rocas del Proterozoico al Jurásico-Cretáceo. Ocurren mayormente en estructuras vetiformes, que se suponen asociadas a la actividad hidrotermal, acontecida durante el Paleozoico superior, y posiblemente durante el meso-cenozoico. Las principales manifestaciones de Au se encuentran en vetas localizadas dentro de las rocas metamórficas del Complejo del Marañón y asociadas a cuerpos tabulares de diques. Las ocurrencias polimetálicas, especialmente Zn, Pb, y Ag se ubican dentro de las calizas del Grupo Pucará. Su distribución espacial, está mayormente restringida a la Cordillera Oriental y su flanco Este. Se explotan artesanalmente algunas arenas y gravas con Au, de extensión limitada, en las márgenes del río Marañón. Las principales sustancias no metálicas que se encuentran en el área son: carbón, yeso, sal, arcillas, calizas, areniscas silíceas, distribuídas dentro de las secuencias mesozoicas. Los feldespatos se encuentran en los cuerpos plutónicos del Paleozoico, especialmente entre Balsas y Saumate, al SO de la hoja de Leimebamba.
Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico - INGEMMET
287 p.



This item is licensed under a Creative Commons License Creative Commons