Please use this identifier to cite or link to this item: http://repositorio.ingemmet.gob.pe/handle/ingemmet/82
Geología de los cuadrángulos de Moyobamba, Saposoa y Juanjui 13-j, 14-j, 15-j – [Boletín A 122]
1998
INGEMMET. Boletín, Serie A: Carta Geológica Nacional; n° 122
Los cuadrángulos de Moyobamba (13-j), Saposoa (14-j) y Juanjuí (15-j), se encuentran localizados en la Faja Subandina del nororiente del Perú; en la jurisdicción del departamento de San Martín, provincias de Moyobamba, Lamas, El Dorado, Huallaga y Mariscal Cáceres comprendiendo el extremo sudoeste de la provincia del Alto Amazonas en el departamento de Loreto. Su extensión aproximada es de 9 075 km2, la cual es parcialmente accesible mediante la Carretera Marginal de la Selva, y empleando embarcaciones pequeñas para navegación fluvial en algunos tramos de los ríos Huallaga, Huayabamba, Abiseo, Mayo, Pachicilla y Biabo. No obstante, buena parte del área es inaccesible por vía terrestre debido a lo accidentado del terreno, y a la densa cobertura vegetal. En el relieve resaltan los valles longitudinales de los ríos Mayo, Shanusi, Sisa, Saposoa, Pachicilla, Huayabamba que vierten sus aguas al río Huallaga en su margen izquierda; éste último tiene recorrido cambiante, en parte paralelo a la estructura geológica y luego transversal, aguas abajo de Juanjuí. Los valles longitudinales en la margen derecha del colector principal son: el Biabo, Cuñumbuza, Quebrada Juñao y Huicungo; dichos valles están separados por cadenas de montañas paralelas que destacan por su altitud y morfología abrupta. También destacan en el relieve las depresiones del Alto Mayo, donde se encuentra la ciudad de Moyobamba y la llanura aluvial discontinua entre Juanjuí-Bellavista y la desembocadura de los ríos Sisa y Biabo. Los rasgos morfoestructurales más notorios son las montañas longitudinales y valles alargados vinculados estrechamente a estructuras de deformación como son: anticlinales y sinclinales fallados en el primer caso y pliegues sinclinales en el segundo. Su evolución morfológica actual esta ligada a las características de las unidades de roca así como a la incidencia del clima y los agentes externos, en los que se incluye la actividad del hombre, aunque sus rasgos iniciales han sido mayormente condicionados por las estructuras de deformación y la litología de las rocas. El área de los cuadrángulos estudiados se encuentra casi en su totalidad dentro de la cuenca del Huallaga, sin embargo, en la esquina sudoeste del cuadrángulo de Juanjuí, se han encontrado rocas del Complejo Metamórfico del Marañón, asignadas al Proterozoico tardío, las que están cortadas por cuerpos de intrusivos graníticos emplazados posiblemente durante el Carbonífero; sobre éllos yacen en discordancia angular y disconformidad las calizas del Grupo Pucará, las que se han registrado además en el Mal Paso del Tigre (río Huayabamba), en el río Sacanche y en el núcleo de las montañas que sirven de divisoria de aguas a los ríos Sisa y Saposoa. Sobreyaciendo a las calizas triásico-jurásicas del Grupo Pucará se tienen a las areniscas y lodolitas rojas de ambiente continental de la Formación Sarayaquillo, que se acumularon durante el Jurásico superior y posiblemente Cretáceo inferior en relación con una fase de levantamiento descrita como fase Nevadiana o movimientos málmicos. La estratigrafía cretácica propia de la Faja Subandina oriental en la cuenca del Huallaga, está presente con el Grupo Oriente constituido por las formaciones Cushabatay (areniscas de cuarzo y algunas pelitas grises), la Formación Esperanza que es un nivel de limoarcillitas, lutitas gris verdosas con algunas areniscas pardas y calizas areniscosas delgadas, algo ferruginosas; y la Formación Agua Caliente (areniscas cuarzosas y pelitas) que pasan transicionalmente a la Formación Chonta del Albiano al Coniaciano, diferenciada nítidamente por su morfología y su litología de limoarcillitas grises, margas y calizas micríticas con macrofósiles. Esta unidad a su vez infrayace a un nivel delgado de areniscas cuarzosas (Formación Vivian) que destaca en las imágenes de satélite y fotografías aéreas como crestones persistentes. Sobreyaciendo en aparente concordancia a la Formación Vivian del Cretáceo superior se observa a las lodolitas y areniscas rojo oscuras y púrpuras de la Formación Yahuarango que morfológicamente genera relieves moderados a suaves y negativos con relación a la unidad infrayacente. La Formación Pozo de ambiente marino a lacustre, es una unidad delgada en la que se observan limoarcillitas grises a cremas, algunas areniscas y calizas y también niveles con material volcánico retrabajado; dicha formación yace en concordancia sobre la Formación Yahuarango e infrayace en relación similar a las lodolitas y areniscas rojas, marrones y grises de la Formación Chambira asignada al Oligo-Mioceno inferior de acuerdo a su posición estratigráfica. Culminando la secuencia neógena se observa a las areniscas pardas a grises intercaladas con lodolitas rojas a pardas de la Formación Ipururo, del Mio-Plioceno, la misma que sobreyace a la Formación Chambira en ligera discordancia angular. La sedimentación de fines del Neógeno y Pleistoceno está representada por la Formación Juanjuí constituída por conglomerados que yacen cubriendo en discordancia angular a las unidades antecesoras. Le siguen acumulaciones sucesivas de depósitos aluviales en terrazas y llanuras de inundación que tapizan los fondos de los valles como depósitos de gravas, arenas, limos, y limoarcillas. Los rasgos estructurales observados permiten diferenciar tres zonas con deformaciones peculiares, éstas son: zona de terrenos proterozoicos y paleozoicos con evidencia de polideformación, constituyendo un bloque antiguo que limitó al oeste la cuenca Huallaga; otra zona de terrenos meso-cenozoicos donde se observa una deformación moderada con pliegues y fallas de rumbo NO-SE cortadas por estructuras NE-SO transversales, que están asociadas con domos y diapiros salinos ubicados en los núcleos de anticlinales y en los trazos de fallas regionales. El tercer grupo corresponde a los terrenos neógeno-cuaternarios que no han sido deformados, pero que muestran cierto grado de levantamiento y erosión vinculado a la profundización de los ríos. Los recursos mineros metálicos prácticamente no existen en la región a excepción de algunas pequeñas acumulaciones de oro detrítico en las playas del Huallaga. Las sustancias no metálicas que se han extraído y se explotan artesanalmente son sal de roca y yeso en pequeños volúmenes, si bien sus reservas potenciales son interesantes en relación con la abundancia de domos salinos. Otras sustancias que se explotan regularmente dadas las condiciones de colonización y crecimiento de las poblaciones son las gravas, arenas, arcillas y algunas calizas como canteras de rocas para construcción. En el pasado la zona ha sido investigada en búsqueda de hidrocarburos, por diferentes compañías de petróleo nacionales y extranjeras, sin embargo los resultados no han sido halagadores hasta la fecha, debido a la poca existencia de estructuras soterradas favorables para la acumulación de hidrocarburos. También se incluyen algunas zonas ambientales con rasgos propios y usos recomendados a fin de no alterar bruscamente las condiciones del medio ambiente. Incluyendo algunos impactos observados; notándose en toda la región de estudio un aprovechamiento de los recursos forestales sin mayor planificación, ni medidas de reforestación oportuna.
Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico - INGEMMET
296 p., 3 mapas

Files in This Item:
File Description SizeFormat 
A122-Boletin_Moyobamba-Saposoa-Juanjui.pdf11.67 MBAdobe PDFView/Open
A-122-mapa_Juanjuí-15j.pdf6.12 MBAdobe PDFView/Open
A-122-mapa_Moyobamba-13j.pdf6.39 MBAdobe PDFView/Open
A-122-mapa_Saposoa-14j.pdf5.86 MBAdobe PDFView/Open


This item is licensed under a Creative Commons License Creative Commons