Please use this identifier to cite or link to this item: https://hdl.handle.net/20.500.12544/144
Geología de los cuadrángulos de Barranca, Ámbar, Oyón, Huacho, Huaral y Canta 22-h, 22-i, 22-j, 23-h, 23-i, 23-j - [Boletín A 26]
1973
INGEMMET. Boletín, Serie A: Carta Geológica Nacional, n° 26
El área mapeada consiste en dos fajas paralelas de sedimentación Cretácea. La Faja Oriental se compone de series bien diferenciadas de calizas, areniscas y lutitas. Está separada por una secuencia reducida de litología similar, la cual sobreyace a los esquistos paleozoicos a lo largo de una importante línea de separación que sigue la Divisoria Continental. La Faja Occidental está compuesta de volcánicos marinos, los cuales principalmente son andesitas básicas e incluyen lavas almohadilladas, brechas de lavas almohadilladas y sedimentos de aguas superficiales. La Faja Oriental puede ser considerada como un miogeosinclinal, mientras la occidental es un eugeosinclinal. A fines del Cretáceo ocurrieron elevaciones, erosiones y una secuencia de capas rojas gruesas, que se depositó discordantemente sobre el Cretáceo en la parte oriental del área. Luego toda la secuencia se plegó intensamente, pero la faja sedimentaria oriental sufrió un grado más alto de deformación que la faja occidental, más competente. Se estableció una superficie de erosión marina en los volcánicos plegados del Cretáceo, sobre la cual se depositaron nuevos sedimentos y gruesas secuencias de piroclásticos dacíticos y andesíticos y lavas (Calipuy). El apilamiento volcánico formó la cubierta real del Batolito costanero, que se emplazó pasando dicha superficie de erosión y afectando al conjunto volcánico. Se supone que dicho Batolito fue también el origen de una parte de los volcánicos y particularmente se asume a las estructuras anulares que han sido encontradas dentro del Batolito como restos basales de grandes volcanes. Durante el Mioceno se desarrolló una superficie de erosión (Puna) en las rocas sedimentarias y volcánicas, emplazándose luego pequeños stocks dacíticos. Muchos de estos llegaron a la superficie dando lugar a una capa de ignimbrita, cuyos remanentes se presentan actualmente dispersos en la indicada superficie Puna. Dichos stocks, comúnmente están alineados, tal como puede apreciarse a lo largo de la divisoria principal del Cretáceo y ellos son la causa principal de la mineralización.
Servicio de Geología y Minería
172 p.



This item is licensed under a Creative Commons License Creative Commons