Please use this identifier to cite or link to this item: https://hdl.handle.net/20.500.12544/41
Geología de los cuadrángulos de Bajo Pichanaqui y Puerto Bermúdez 22-n, 21-n – [Boletín A 85]
1996
Serie A, Carta Geológica Nacional; nº 85
Los cuadrángulos de Puerto Bermúdez y Bajo Pichanaqui abarcan una extensión de aproximadamente 6,000 km² y se ubican en la parte occidental de la Cordillera Subandina del Perú Central, entre los 10° 00' y 11° 00' de Latitud Sur y, los 74° 30' y 75° 00'de Longitud Oeste. El área de estudio corresponde a las provincias de Oxapampa, en el departamento de Pasco, y Chanchamayo y Satipo, en el departamento de Junín. Se caracteriza por la presencia de superficies de relieve suave a moderado, dentro de la cual destaca una faja cordillerana de orientación andina con elevaciones que bordean los 2,100 m.s.n.m., alcanzando las zonas más bajas cotas próximas a los 200 m.s.n.m., que corresponden al valle del río Pichis, en el cuadrángulo de Puerto Bermúdez. El relieve accidentado está dado por la Cordillera San Carlos, que corresponde a la región Yunga Fluvial, en tanto que los relieves moderados a suaves corresponden a las regiones Selva Alta o Rupa - Rupa y Selva Baja u Omagua. Los principales cursos de agua están conformados por los ríos Perené y Pichis, ambos pertenecientes a la cuenca del río Ucayali, con red de drenaje principal de tipo rectilíneo que refleja un control netamente estructural. Desde el punto de vista geomorfológico se han diferenciado cinco unidades, resultantes de procesos tanto tectónicos como erosivos y de acumulación, las cuales han recibido las denominaciones de: Relieves Caóticos (sin ordenamiento alguno), Cordillera San Carlos, Mesetas Estructurales, Cuesta del Shirarini y Llanura del Pichis. La secuencia litoestratigráfica presente en el área de estudio comprende rocas sedimentarias paleozoicas, mesozoicas y cenozoicas, de tipo mayormente clástico La base de la columna litoestratigráfica está constituida por rocas de la Formación Contaya, denominada en el área de estudio como "Secuencia Kimiriki", por las características peculiares que presenta. El Permo - Carbonífero se halla representado por los Grupos Ambo, Tarma y Copacabana, constituidos básicamente por areniscas micáceas, areniscas cuarzosas y líticas de color verde claro y calizas fosilíferas grises. Sobre dicha secuencia yace con discordancia una sucesión de rocas silicicoclásticas y calcáreas correspondientes a la Formación Ene y Grupo Pucará, del Permiano superior - Jurásico inferior. Suprayaciendo con discordancia angular a las mencionadas calizas se encuentran las areniscas feldespáticas rojizas de la Formación Sarayaquillo, que yacen a su vez debajo de la secuencia clástica del Grupo Oriente del Cretáceo inferior, siguiendo luego un apilamiento de rocas pelíticas, calcáreas y samíticas pertenecientes a las Formaciones Chonta, Vivian y Cachiyacu - Huchpayacu, todas ellas en contacto concordante, y correspondientes al lapso Cretáceo inferior a Cretáceo superior. Durante el Paleógeno y Neógeno se produjeron eventos tectónicos que dieron lugar al levantamiento de los Andes, cambiando los ambientes deposicionales de marinos a continentales, lo cual es evidenciado por la secuencia de rocas predominantemente areniscosas de colores blanquecinos y abigarrados, que conforman los Grupos Huayabamba e Ipururo, ambos parcialmente cubiertos por depósitos Cuaternarios de tipos aluvial, fluvio-aluvial y coluvial. Los principales rasgos estructurales han sido clasificados en dos unidades mayores: la Unidad Estructural del Pichis y la Unidad Estructural del Perené. La primera está caracterizada por la presencia de fallamiento en bloques y la segunda por fallas y pliegues con orientación andina. Son escasos los lugares con indicios de ocurrencia de minerales metálicos, los cuales se hallan circunscritos al cuadrángulo de Bajo Pichanaqui, radicando la mayor expectativa en los recursos energéticos y sustancias no metálicas, sobretodo, en el área correspondiente a las Mesetas Estructurales y la Llanura del Pichis. En lo que concierne a la Geología Ambiental, el valle del río Perené, aparentemente, coincide con una fuente sismogénica cuya mayor manifestación fue el sismo de Satipo ocurrido en el año 1947. Este aspecto, es de significativa importancia y deberá ser tomado en cuenta para la planificación del desarrollo de la región.
Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico - INGEMMET
179 p.



This item is licensed under a Creative Commons License Creative Commons