Please use this identifier to cite or link to this item: https://repositorio.ingemmet.gob.pe/handle/ingemmet/193
Geología de los cuadrángulos de Huancapi, Chincheros, Querobamba y Chaviña 28-ñ, 28-o, 29-o, 30-o – [Boletín A 70]
1996
INGEMMET. Boletín, Serie A: Carta Geológica Nacional, n° 70
El área del estudio está ubicada en la región Central Sur del país, abarca una extensión aproximada de 11,960 km2, comprende parte de las provincias de Cangallo, Huancasancos, Víctor Fajardo, Vilcashuamán, Sucre, Lucanas y Parinacochas del departamento de Ayacucho; Chincheros, Andahuaylas y Aimaraes del departamento de Apurímac. El estudio es el resultado de las investigaciones geológicas realizadas en el área, llevadas a cabo durante los meses de Diciembre de 1995 y Enero a Marzo de 1996; la elaboración de planos, secciones, leyendas y textos se ejecutaron en las oficinas de la Asociación LAGESA-C.F.G.S. en Lima. La secuencia estratigráfica está constituida por unidades sedimentarias, intercalaciones volcánico-sedimentarias, rocas volcánicas y depósitos cuaternarios recientes con un grosor que se aproxima a los 9,000 m. Las rocas más antiguas diferenciadas en el área, están representadas por el Grupo Excélsior, de edad devoniana, perteneciente al ciclo sedimentario del Paleozoico inferior, separado del ciclo sedimentario del Paleozoico superior, por la deformación eoherciniana. Traslapando al Grupo Excélsior con discordancia erosional se presenta la secuencia continental conformada por conglomerados, areniscas y lutitas con intercalaciones de rocas volcánicas, representadas por el Grupo Mitu del Permiano medio superior a Triásico inferior, que culmina los procesos de sedimentación ocurridos durante el Paleozoico en el área. Sobre el Grupo Mitu, ya en el Mesozoico, se depositaron en discordancia angular los calcáreos del Grupo Pucará, del Triásico superior-Jurásico inferior que infrayacen en aparente concordancia a la secuencia calcárea de la Formación Chunumayo de edad Jurásico medio, a la que se sobrepone concordante la serie dominantemente clástica del Grupo Yura (formaciones Huacaña, Paire y Soraya), cubierta en discordancia por las limolitas y lutitas de la Formación Mara. Culmina el ciclo de depositación cretácea las calizas de la Formación Ferrobamba. La secuencia del Paleógeno y Neógeno es eminentemente continental y se caracteriza por una cuasi sucesión de eventos volcánicos, tanto lávicos como explosivos. Estructuralmente, en este ciclo tectónico destaca la fase de la deformación incaica por la tectogénesis intensa que ocasiona a las rocas, como da a entender la deformación ocurrida durante el Oligoceno superior-Mioceno inferior, con supraposición de todos los eventos volcánicos acaecidos en el intervalo que medió los grupos Tacaza y Barroso. Después de la tectónica incaica en interfases ocurren movimientos epirogenéticos que llevan a la Cordillera de los Andes a las alturas actuales. Los ciclos volcánicos de fines del Neógeno e inicios del Cuaternario se manifiestan con numerosos centros volcánicos. Culmina la historia geológica con las glaciaciones que desarrollaron las unidades morfológicas ya mencionadas. Las rocas intrusivas del Paleógeno y Neógeno, tienen como uno de los afloramientos más conspícuos la diorita Huancaray, de dimensiones batolíticas, ubicada en el cuadrángulo de Chincheros. Otro afloramiento de singular importancia por la amplitud de sus exposiciones es el granito de Querobamba de expresión batolítica y probable edad Permiano inferior, el cual se asume habría contribuido, en alguna forma en el desarrollo de la deflexión de Abancay. Estructuralmente, en el área se han reconocido pliegues apretados y fallados en las formaciones Jurásico-cretácicas que indican haber sufrido las intensas compresiones y deformaciones de la Tectónica Andina, asímismo la serie volcánica Tacaza -Alpabamba incluyendo a las sedimentitas-volcánicas Aniso, presentan los efectos de tectonismo expresados por numerosas fallas y plegamientos. La prospección de los recursos mineros dentro del área presenta condiciones atractivas con buenas perspectivas para el desarrollo minero. Extensas áreas donde se desarrolló el volcanismo del Neógeno ameritan su exploración por metales preciosos. El informe además de las generalidades, está integrado por los capítulos sobre Geografía, Estratigrafía, Rocas Igneas, Tectónica, Geología Ambiental, Geología Económica y Geología Histórica. Complementa el informe, un Anexo Petrográfico con la relación de Localidades fosilíferas y Fotografías. Morfoestructuralmente se han distinguido las siguientes unidades: Zonas Glaciadas, Altiplanicie, Mesetas Disectadas y Valles Interandinos.
Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico - INGEMMET
186 p.



This item is licensed under a Creative Commons License Creative Commons